Colgado a la memoria

•noviembre 15, 2010 • 1 comentario

¿Qué dije? dije nada…

Dije que recuerdo claramente aunque estuvo vagamente entre mis dedos.

Como debe ser. Como quise que fuera.

Compuesto de resinas que nacen en la tierra

y se elevan lejos de ella, evitando echar raíces…

Suspendido. Recostado.

Donde debe estar, porque quise que estuviera.

Escuchando lo que sientes.

Disfrazado de fragmentos de mar veraniego

donde  el sol se baña, iluminando tu tez.

.

Dije que no estaba destinado a permanecer a mi lado.

Dije azulado.

Sin cadenas.

.

Escrito el 15 de noviembre, 2010.

Mudanza

•mayo 28, 2010 • 2 comentarios

Alerta en todos lados

con el firme paso del que sabe a donde se dirige

sin saber adonde va.

Guiado por unos piés cansados que no cuestionan,

cual obreros que trabajan sin cesar

labrando el camino en silencio

sin descanso,

dejando que mi voluntad se abra paso

hacia donde estas.

.

¿Dónde estas?

En todos lados.

.

Como el que busca

y aún encontrando no se cansa de buscar.

.

¿Eres tú?

Aún sabiendo que no eres, me gusta preguntarte

porque más me gusta tu respuesta.

Esa afirmativa-negativa que trata de ofuscarme

buscando retenerme

y hace que no quiera cuestionar.

Esa sensación irrepetible que nada tiene que ver con la pregunta

que me hace interrumpir la búsqueda

para explorar otros matices

y desviándome me acercan a casa…donde habitan mil rutas de escape.

.

(Escrito el 23 de mayo de 2010)

…muchas veces más…

•marzo 29, 2010 • 2 comentarios

…más de mil veces

de reojo, así te miran mis ojos

mientras oculta en tu absurda oscuridad como queriendo pasar inadvertida,

sólo consigues ser el gato negro ante el blanco sinfín

que instalado en el estudio fotográfico

acentúa tu presencia…resaltando tus penas.

.

Pero ¿ quién te has creído

para esconderlas cual si fuesen un tesoro enterrado en el subsuelo

donde yace tu verdadero ser

custodiado por tus propios miedos?

.

¿ Quién te crees

para adueñarte de un espacio de tiempo destinado a transcurrir

por el simple hecho de no querer compartir tu soledad?

Por el simple hecho de haber sido herida… muchas veces…

con violencia y saña, de forma vil, con desvergüenza y premeditación…

Por el simple hecho de decir que ya no soportas más

que no te esperen que no vas

¿quién te crees?

Tú misma, la “muchas veces herida”.

.

¿Acaso has decidido que ahí termina la vida?

Por el simple hecho de no querer encararla.

.

Pero quién te has llegado a creer

para juzgar tus sentimientos, dime bien

de dónde has tomado el poder de encarcelarlos

como delincuentes condenados

no a morir, sino a vivir ahogados

bajo la represión de tus deseos

que perezosos descansan en morfeo

alzándose a bostezar de cuando en vez,

contagiada por la actitud de quienes se autodenominan

“más de mil veces lastimados”

y se abandonan desesperados al asqueante rito de la autocompasión

convirtiendo su vida en un patrón

tan predecible como aburrido.

.

De qué te sirve, dime tú, haber sido

más de mil veces lastimado

si al atardecer

nada has aprendido.

y tú, con qué alimentarás tus noches

si habiendo sido muchas veces herida

has pasado el día conformándote con migajas esparcidas.

.

¿Quiénes se han llegado a creer

para captar mi atención?

Pues si no los miro  más de mil veces de reojo

volteo a verlos

muchas veces más…

a lo largo de mi camino,

si no los miro más de mil veces de reojo

volteo a verlos. (volver al título)

.

A la “muchas veces herida” y al “más de mil veces lastimado” .

De la serie: “La rueda de la vida: Historias cíclicas”

(Escrito el 25 de marzo, 2010)

Perdiendo el tiempo

•febrero 3, 2010 • 3 comentarios

Transcurren las horas, indiferentes

con su actitud de falso amigo

te acompañan

invirtiendo cada minuto en estudiarte

para ganar tu confianza.

.

Son prudentes

se hacen pasar por aliados en determinado momento

ofreciendote su tiempo…

que si no aprovechas y lo haces cómplice de tus actos

se convierte en el enemigo silente

presente

en cada instante de tu vida

que espera paciente

adueñarse de tus días…

.

Y luego no sabrás desde cuando…transcurren…las horas…

sólo que nacen de los segundos,

de esos insensibles segundos que no se detienen

e indolentes marchan a su ritmo al compás de tu rutina

pisoteándote, sin mirar atrás

avanzan alimentando las horas

que transcurren indiferentes

alquilándote su tiempo…a cambio de tu vida.

.

(Escrito el 21 de enero / 2010)

Esperando respuesta

•enero 20, 2010 • 15 comentarios

¿Qué piensas

si te digo que te pienso,

que nunca dejé de hacerlo…

que tus caricias mojadas

aún viven bajo mi piel?

.

¿Qué piensas

si te digo que el tiempo no todo lo borra

y a pesar de varias historias

mis sentidos te reconocen, mas no conocen

qué piensas?

.

Pensándolo bien…¿qué dices?

.

De la serie “Cartas a un amigo”

(Escrito el 17 de enero 2010)

Mi GRAN armarito

•noviembre 25, 2009 • 17 comentarios

Hoy por fin decidí organizar mi armarito.

Lo estuve postergando

¿desde cuándo?  no recuerdo.

Lo he aplazado desde hace taaanto tiempo

que en él ya no cabían mis recuerdos.

.

Pero hoy por fin decidí organizar mi armarito.

Saqué todo lo que estaba allí dentro

si te cuento…

Cuantas cosas almacené a través del tiempo!!!

cosas que ya no necesito

y que han mantenido mi armarito repleto…de vacíos.

.

Encontré cosas que ya no me servían,

cosas que se dañaron y conservé esperando repararlas algún día.

Cosas que adquirí de manera compulsiva y nunca usé

unas porque con nada combinarlas conseguía,

otras porque había olvidado existían

o ya no sabía para qué servían!

.

Desde que decidí desecharlo todo,

descubrí que mi armarito es INMENSO

y esta tan lleno…tan lleno de espacio!

.

(Escrito en 25 de noviembre de 2009)

Cuarto Menguante

•octubre 22, 2009 • 4 comentarios

cuarto menguanteEntre la espesura color negro oscuro

coronando la cúpula

con tu traje plateado te suspendes magestuosa,

pero hoy me pregunto curiosa…

Dónde has estado que sonríes con descaro?

y desnuda…!!! pues no veo en el cuarto tu traje plateado

Dónde lo has dejado?

.

Dudas que no se aclaran se convierten en sospechas…y tú sigues sonriendo satisfecha.

.

(Escrito el 21 de octubre de 2009)

 
A %d blogueros les gusta esto: